La Mujer más Bonita

lunes, 22 de marzo de 2010

Era uno de esos días en los que el espejo era un enemigo más en la batalla de lucir bien. Y es que esa mañana me levanté más tarde porque el día anterior tuve que trabajar de amanecida. Pero verse bella no es cuestión de segundos, sino que toma de tiempo y sabiduría que en esos momentos no tenía.

Había que alistar a Leonardo para que fuera al nido, y el desayuno, y la lonchera y resultó que los minutos se hicieron segundos y no me quedó mucho tiempo para arreglarme y solo me amarré el cabello y con la cara lavada salí a trabajar.

¡Cómo odiaba el uniforme! No sabía si se achicaba con las lavadas o era yo que estaba cada día más gordita. En fin solo tenía que aguantar unas horas para llegar a casa y sentirme cómoda con mis pantuflas y mi pijama.

Por fin llegó la salida y pude correr a mi hogar para esconderme entre mis sábanas esperando convertirme de Patito Feo en un Hermoso Cisne. Pero la sorpresa llegó después de abrir la puerta...

En la mesa habían unas flores arrancadas de un jardín en un vaso de vidrio con una nota que decía: ¡Para la mujer más bonita!

Por la letra supe al instante que había sido mi pequeño de 3 años. Y es que al regresar del nido siempre pasaba por un parque de flores muy bellas. Y le había pedido a su cómplice Clara que cortaran algunas para que las viera cuando llegara de trabajar.

En ese momento me di cuenta que nuestros hijos nos ven con los ojos del alma y que para ellos no importa los kilos que pesemos, ni las arrugas que tengamos, ni el color de nuestros cabellos. Que se fijan más en la suavidad de nuestras manos para abrazarlos, o en el color de nuestros labios al darles un beso.

Que para ellos seremos sus "reinas de belleza" siempre que les demostremos cuánto los amamos.

3 comentarios:

kenny on 27 de marzo de 2010, 16:32 dijo...

kenny dijo...
Dejame decirte que tu hijo tiene la misma sabiduria que muchos niños y muchos adultos, que muy por encima del maquillaje, del esmalte o de la linda vestimenta, vemos a la mujer hermosa que aparece al amanecer, mucho antes de ir al tocador.

Comparto lo que muchos niños.

Lo máximo Karencita, lo máximo Leonardito.

Kenny on 27 de marzo de 2010, 16:35 dijo...

Dejame decirte que tu hijo tiene la misma sabiduria que muchos niños y muchos adultos, que muy por encima del maquillaje, del esmalte o de la linda vestimenta, vemos a la mujer hermosa que aparece al amanecer, mucho antes de ir al tocador.

Comparto lo que muchos niños.

Lo máximo Karencita, lo máximo Leonardito.

Renato on 25 de abril de 2012, 12:45 dijo...

Yo mismo he aprendido que Leonardo es mucho más maduro, inteligente y sabio que muchos adultos que conozco, en verdad te lo digo de corazón estas formando a un ser humano maravilloso

Publicar un comentario

 

Copyright © 2009 Grunge Girl Blogger Template Designed by Ipietoon Blogger Template
Girl Vector Copyrighted to Dapino Colada